viernes, 28 de diciembre de 2012

Las Pesadillas

Suelen ser un caso severo del juego torturante de nuestros propios opuestos mentales.
Como un fantasma que persigue a otro, según el cual de ellos ha ofendido o forzado al otro, durante el día o durante un tiempo determinado.



Nos castigamos con una pesadilla, cuando una parte de nosotros desafía a la otra. Cuando el Super Ego niega una necesidad básica durante el día, por la noche y mediante la válvula de escape, que significan los sueños para nosotros, surge la autoestima en su defensa propia, luchando a veces con ahínco y otras veces a muerte. De ahí el sentimiento de terror o miedos ante las pesadillas.

No siempre es aplicable esa teoría a todos los casos de pesadillas, pero es muy útil especialmente en los sueños sobre persecuciones y ataques.



Surgen casos de pesadillas paralizantes (algo nos paraliza), suelen tratarse de una comprobación de fuerzas dentro de nosotros mismos y nuestra compleja personalidad.
Los esquemas mentales aprendidos están sufriendo diversas contradicciones, y por lo tanto, no nos aceptamos, aparecen dudas en forma de fuerzas combativas entre sí, a veces en forma de animales grotescos y otras como figuras de personas un tanto desagradables y exageradas.

Debemos analizar cuidadosamente este tipo de sueños, para darnos cuenta del lado de nuestra personalidad que intenta dominar por encima de todo y controlar totalmente nuestra persona, no debemos permitir que un lado extremo decida la anulación de algunos valores integrados de algún modo en nosotros.





Deberíamos no permitir ningún debate interno, se trata de aceptarnos y querernos ampliamente, aún dentro de los esquemas, conceptos e ideas que deseamos cambiar, es decir, mejorar.

Sería la única forma de llegar al autocontrol positivo de nosotros mismos, sin sufrimientos ni malestar.
Es a través del autoconociemiento, del punto inicial, o raíz, donde se produjo y nació tal sentimiento, la manera de poder resolverlos, o esclarecer nuestros dilemas.

Fuente: Dentro y fuera del tarro de la Basura, Perls

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada